Estudiante de Entrenamiento en Gestalt Trascendente.

Nov, 2017 |Por: Alessia Zorio

Por mucho tiempo le he tenido miedo a la oscuridad, no era capaz de mirar el cielo aunque estuviese lleno de estrellas, pues a mi llegaba un sentimiento profundo de impotencia ante la inmensidad y lo desconocido. Quería siempre ver todo a plena luz del día, buscando la manera de sentirme segura y creyendo que el todo estaba ahí a la simple percepción de mis ojos. Siempre he querido tener el control de el todo y en la oscuridad eso me es difícil.

Ahora me rindo ante la oscuridad, siento mucho miedo: Y así me contacto con mi sombra, dejando que la oscuridad entre a mi vida. Hay muchas cosas que no puedo ver, otras que
reconozco más allá de mis ojos, las percibo con sentidos que me trascienden y
hay otras que aún no logro ni si quiera sentir … pero sé que ahí están, son
desconocidas, me dan miedo y aún así siento un impulso para ir a buscarlas. … Me rindo ante la oscuridad

… Pues Siempre he buscado iluminar todo lo más que sea posible y ahora me doy cuenta que la oscuridad también es hermosa, en ella puedo encontrar brillos de luz así como un cielo lleno de estrellas, las cuales se logran ver bajo la fuerza de la oscuridad, la cual permite dar protagonismo a cada uno de esos brillos de luz y energía.

Acojo la oscuridad, con aquello que me trae, con lo que reconozco, con lo que me gusta y con lo que no, con su belleza, con sus secretos y también con aquello que aún no puedo ver. Me rindo ante la oscuridad, me rindo con miedo y con este decido que quiero atravesarla, conocerla y reconocerla.

Me rindo ante la oscuridad, me pierdo, me asusto, me caigo … no puedo ver el camino por donde voy. Me siento débil, indefensa, con miedo y me vuelvo a perder, hay muchas cosas que aún no puedo ver.

Me rindo ante la oscuridad, aún perdida y con miedo la oscuridad me empieza a mostrar pequeñas iluminaciones de fuerza, energía, dulzura, valentía, amor, creatividad; también hay iluminaciones de dolor, tensión, abusos, vulnerabilidad, descontrol, de agotamiento, de poder… todo está en la oscuridad y ante ello me rindo.

Empiezo a danzar junto a la oscuridad, con mi sombra en ella y sigo con miedo, hay muchas cosas que aún no logro ver y otras que empiezan a hacer figura. Me dan movimiento, me dan una nueva luz, me dan energía: Empiezo a ver estrellas que brillan en mi oscuridad, empiezo a ver energía en movimiento.

La oscuridad y mi sombra empiezan a tomar formas distintas, es mágico, aún tengo miedo y así decido rendirme ante la oscuridad con lo que trae, con lo desconocido, con lo que me da impotencia e incertidumbre de lo que hay, habrá o puede haber. Y con miedo la oscuridad me atrae, y con miedo me rindo ante lo que es.

 #responsabilidad #presencia #consciencia #compasión